26 de Educadores. 4 Encuentro

La 26ª Promoción del CELAS Educadores ha tenido su 4º encuentro en La Salle Siquén de Griñón. En esta ocasión, el tema de la convocatoria ha sido El itinerario personal del educador lasaliano y, como es habitual, ha comenzado con la cena del jueves y finalizado con la evaluación del sábado.

El Hno. Josean Villalabeitia se encargó de contar el final del itinerario de La Salle, así como el significado que hoy tiene para nosotros La Salle y su carisma. De la regla actual de los Hermanos resaltaba el siguiente párrafo: “El carisma lasaliano es un don del Espíritu Santo a la Iglesia con miras a la educación humana y cristiana. Los Hermanos comparten gozosos la misma misión con seglares que se identifican y viven el carisma lasaliano. Juntos aseguran la vitalidad de este carisma”. Podemos decir, por tanto, que se trata de una herencia que nos une y nos compromete a todos. La Salle hoy somos todos nosotros, hermanos y laicos.

El otro bloque formativo del encuentro estuvo animado por Ángel Mari Oyarzabal. Bajo el título “Descubrir el camino interior”, fue motivando a las personas de la promoción a ir entrando, poco a poco, en su interior. Para ello utilizó dinámicas variadas para conocerse mejor, abrirse a los demás y descubrirse como educadores en su obra educativa. La escuela debe ser un lugar para crecer y ayudar a crecer a otros desde el corazón. Por ello, hay que “saber ser” junto a otros.

Las jornadas del encuentro daban comienzo con la oración comunitaria. El viernes tuvimos presentes a nuestros alumnos a través de diferentes fotografías aportadas por los educadores. Con ellas pusimos el acento en el “Buen Pastor”, resaltando la MD 33 del Fundador: “Jesucristo, en el evangelio de Juan, compara a quienes tienen cargo de almas con el Buen Pastor, que cuida con esmero de sus ovejas; y una de las cualidades que ha de tener es conocerlas a todas, indistintamente”. Otro aspecto importante tratado en la oración del sábado fue “Mover los Corazones”, expresión muy utilizada en los escritos de La Salle.
“También llevaban niños a Jesús, para que los tocara”, nos dice el pasaje de Lucas 18, 15. Desde Jerez, Plasencia, Talavera y Madrid nos trajeron productos típicos llenos de sabor y color que, con agradecimiento, compartimos y degustamos en los diferentes momentos de mesa compartida.

Con este encuentro finaliza el primer año de formación de esta promoción. El segundo curso comenzará con el 5º encuentro a últimos de septiembre. Es una promoción que ha ido evolucionando muy bien y que ha vivido con alegría estos encuentros. Ahora les queda la misión de colaborar en hacer de la escuela lasaliana una escuela para vivir con capacidad de ser y sentir, encajando dificultades y contagiando sonrisas.