25 de Educadores. 1 Encuentro

Una nueva promoción de CELAS Educadores ha comenzado su andadura formativa. Se trata de la número 25, con un total de 38 participantes del Distrito ARLEP. La Salle Siquén, en Griñón, nos acogía con la cena del jueves, 24 de septiembre. Caras cansadas tras un día de trabajo a pocos o muchos kilómetros, trayecto hasta el lugar de destino, algo de incertidumbre, expectativas, ilusión,…, ingredientes que también forman parte de este primer encuentro bajo el título “Un educador en camino”.Selección_020

Y en camino entramos, a pesar del cansancio, tras la cena del jueves. Unas dinámicas de presentación nos llevaron a romper el hielo y empezar a conocernos. El viernes entramos en harina con un trabajo grupal, dinamizado por el Hno. José Ángel Arrizabalaga. Tocaba conocer el terreno que pisamos: la Red de Obras Educativas Lasalianas y el Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Y en la segunda parte de la mañana era el Hno. Josean Villalabeitia quien presentaba la primera parte del itinerario de San Juan Bautista de La Salle. La etapa de la vida del Fundador en la que se resalta cómo un compromiso le fue llevando a otro. Ello nos puede hacer reflexionar sobre nuestro propio itinerario.

La tarde del viernes estuvo animada por Ángel Mari Oyarzabal. Distintas dinámicas acompañadas por música, imágenes, vídeos y con la participación activa de todas las personas del grupo, ayudaron a interiorizar y expresar el “ser educador”como una vida en camino.

En la mañana del sábado nos visitaba el Hno. Esteban de Vega para presentarnos el tema “Una espiritualidad para el camino”. Con dialéctica sencilla comenzó acercando a los participantes a una espiritualidad en general para, después, desembocar en el modelo de espiritualidad cristiana, basada en el amor y el servicio, haciendo ver que el amor seduce, pero también reduce.

El pasaje del ciego Bartimeo y el de Jesús con Zaqueo fueron los relatos evangélicos en las oraciones, al comenzar la mañana, del viernes y sábado. Tiempo de paz para comenzar la jornada. También para interiorizar lo que la transformación de estos personajes, en su encuentro con Jesús, nos puede decir a nosotros ahora.

El final de la mañana del sábado marca el final del encuentro. Los participantes se muestran satisfechos del mismo, las incertidumbres del principio se han despejado y marchan con buen sabor de boca hacia sus lugares de destino. Desde esta crónica deseamos que la vasija que, juntos, habéis comenzado a llenar, se siga llenando en vuestro camino de educadores lasalianos, siendo generosos y contagiando lo aprendido con alegría. ¡Hasta noviembre!