25 de Educadores. Semana en Santiago

La promoción 25ª del CELAS de educadores ha finalizado su formación con la semana de Santiago. La promoción “bodas de plata”, como les gusta llamarse, fue llegando a la ciudad del camino el jueves, 29 de junio, y allí estuvieron hasta la mañana del miércoles, 5 de julio.

El núcleo formativo ha girado en torno a la misión educativa y el espíritu que la anima. Las sesiones han tratado sobre las “Las Meditaciones de La Salle sobre el ministerio de la educación cristiana” y la “Guía de las escuelas cristianas”, a cargo del Hno. Josean Villalabeitia. Los temas que ha animado el Hno. Antonio Botana han sido “La Identidad Lasaliana”, entendida como un proceso de enraizamiento en las experiencias nucleares de nuestro carisma; y la “Asociación Lasaliana”, un camino que nos lleva “de un compromiso a otro” en la solidaridad para dar respuesta a las necesidades educativas de los pobres. Marco Diéguez y Lidia Rey presentaron la “Formación Lasaliana. Un camino para crecer”, con los diferentes itinerarios formativos del Distrito ARLEP y su experiencia en ellos.

El último día se ha planteado a los participantes un trabajo de reflexión sobre lo vivido, escuchado, reflexionado y compartido a lo largo de los dos años del CELAS. Y, a partir de lo anterior y de cara al futuro en la misión educativa lasaliana, ¿qué invitaciones perciben que puedan empujarles a vivirla con mayor intensidad y sentido?

Las oraciones diarias ponían el acento en aspectos como la comunidad, el educador, la misión evangelizadora y el camino. El último día hubo una Celebración de la Palabra y envío, con los símbolos y acción de gracias que, previamente, prepararon los participantes de la promoción.

Con la cena de despedida del martes, 4 de julio, se daba por terminada la formación CELAS para esta promoción. Pero todo lo vivido, aprendido y compartido debe seguir en todos y cada uno de nosotros. A partir de ahora, cada uno en su lugar de destino y sabiendo que no estamos solos, debemos ir dando pasos con lo mejor de nosotros mismos para seguir escribiendo la historia e ir dando sentido a nuestra misión educativa lasaliana.

Nos vemos en el camino. ¡Feliz verano y buen descanso!