25 de Educadores. 5 Encuentro

¿Qué compartimos como educadores? ¿Sólo el trabajo? ¿Qué más? ¿Cómo? Estas preguntas, entre otras, han estado presentes entre los participantes de la 25ª promoción del CELAS Educadores. El jueves 29 daba comienzo su 5º encuentro y, tras varios meses sin verse, la alegría del reencuentro ha sido palpable.

Compromiso lasaliano: trabajar en equipo, crear comunidad educativa y compartir la misión ha sido el tema guiado por el Hno. José Ángel Arrizabalaga. El proceso, en aquello que nos une, es pasar del trabajo al compartir con las personas.

Cuando hablamos de la savia de nuestras raíces, hablamos de algo que no se ve, pero que está dando vida. Hablamos de raíces, de algo que está en el interior. Juntos y por asociación, expresión que viene de nuestras raíces históricas, cómo somos, qué nos mantiene unidos… Así presentaba su tema el Hno. Antonio Botana.

La película “El concierto” ayudaba a ver cómo es posible, superando dificultades y diferencias personales, alcanzar un mismo objetivo, ofreciendo armonía y belleza tras un proceso de misión compartida.

Auxi Guerrero e Itziar Muniozguren, del sector de Bilbao, compartían con nosotros sus testimonios de misión y fe en un grupo de educadores y de asociación a la misión lasaliana, respectivamente. Desde su experiencia de vida nos hablaron de sus procesos, dificultades, ilusiones, esperanzas, horizontes…

Viernes y sábado comenzamos la jornada con un tiempo compartido de oración, en este caso preparadas y animadas por los participantes de los sectores de Bilbao y Madrid. Y en este encuentro, han sido los participantes del sector Valencia – Palma los que nos han invitado a degustar algunos de sus productos típicos. Gracias a todos por vuestra implicación.

El sábado, al terminar la sesión de la mañana, dábamos por terminado el encuentro. Hemos compartido sesiones de trabajo, oraciones, comidas, charlas…, ¡hemos compartido vida! Vida que hemos de seguir compartiendo, dándonos cuenta que no se trata sólo de hacer, sino  también de vivir, de relacionarnos, de sentirnos parte de un proyecto que soñó Juan Bautista de La Salle.