18 de Jóvenes. 4 encuentro

La alegría de los jóvenes de la Promoción 18ª del CELAS Juvenil es nuestra alegría. El cuarto y último encuentro ha estado lleno de alegría, aunque con tintes de tristeza por la despedida, pues ya acaban esta formación, que comenzaron hace un año.

La Casa Siquén, de Griñón, de nuevo nos ha acogido. Hasta allí fuimos llegando en la tarde-noche del viernes. La cena compartida daba inicio al encuentro con el nombre de “Invitados a compartir la misión lasaliana”. El Hno. Jorge Sierra, delegado de misión pastoral del Distrito Arlep, animó las sesiones de presentación del “Marco evangelizador del Distrito Arlep”, resaltando, entre otros aspectos, que nadie debería salir del CELAS sin un grupo con el que compartir, al menos, un poquito de su fe.

El itinerario del fundador, que se ha ido tratando encuentro tras encuentro, también llegaba a su fin, y en este caso, para hacernos caer en la cuenta de la herencia del carisma que hemos recibido. Enlazando con esta herencia, Lidia Rey habló a los participantes de la identidad lasaliana como proyecto que nosotros, como herederos del carisma, tenemos que seguir construyendo.

Nos han acompañado dos Hermanas Guadalupanas de La Salle: Hna. Guadalupe (de México) y Hna. Anne Marie Elisa (de Madagascar), que están haciendo el CEL. También nos ha acompañado el Hno. Jesús Perigot, delegado de misión pastoral del sector de Bilbao. Han estado con nosotros en la oración, en las sesiones formativas, en las comidas…

Los jóvenes han animado, con sus cantos y participación en las lecturas, la eucaristía del domingo en la gran iglesia de Griñón. Y desde los sectores de Bilbao y Valladolid nos han traído, para compartir, productos típicos de su tierra. Los jóvenes de la promoción también nos han contado sus variadas experiencias de voluntariado: Taizé, Basida, En manos de Dios, Project Obert, Loja, ScampiaEstrella Azaharaetc.

El domingo a última hora de la mañana y en la capilla, terminamos dando gracias a Dios por lo vivido y compartido durante este año y entregando los certificados.

Agradecer a los participantes su ilusión, alegría y buena disposición en la formación lasaliana que ahora ha llegado al final de una etapa, pero no al final del camino. Quedan invitados a continuar escribiendo la historia, pues recordando lo que hemos hablado en este encuentro, el carisma de La Salle tendrá vida mientras nosotros lo traduzcamos en actitudes y gestos.

¡Mucho ánimo y hasta siempre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *