18 de Jóvenes. 2 encuentro

Mucha alegría, vitalidad y vida compartida hemos tenido este fin de semana en la Salle Siquén de Griñón. El grupo de jóvenes de la 18ª promoción del CELAS Juvenil ha celebrado allí su segundo encuentro, que daba comienzo con la cena del viernes, 9 de diciembre.

Las diferentes sesiones y trabajos de grupo estuvieron relacionados con el título del encuentro “El proyecto lasaliano: juntos y por asociación”. De Juan Bautista de La Salle descubrieron su itinerario en el seguimiento de Jesús a través de la relación con las personas, en su experiencia del Dios encarnado. Ante una situación de crisis, el gesto profético del voto de asociación fue la respuesta que dio fuerza para afrontarla y fortalecerse.

Para la parte de testimonios de itinerarios grupales y comunitarios contamos con la presencia del Hno. Arsenio, así como la de Carlos y David, de la comunidad Parmenia de Griñón. A Juan García Callejas le correspondió dinamizar el tema de la construcción de grupos y crecimiento en ellos. Utilizando técnicas cooperativas, los participantes fueron detectando dificultades en la convivencia y claves para la construcción. Ante las inquietudes planteadas, la invitación fue ir dando pasos que lleven del grupo a la comunidad en la que se comparte la misión lasaliana.

¿Dónde está nuestra savia, nuestra vida? El Hno. Antonio Botana ayudó a ir a las raíces, al juntos y por asociación. Resaltar, como lasalianos, la fraternidad, nuestra manera de relacionarnos, nuestra manera de estar. A las personas hay que darles motivaciones, raíces, orientarlas a encontrar el sentido de lo que hacen, pues si esto falla, ante cualquier pequeño vendaval se puede venir todo abajo.

Joana Fernandes, de la obra educativa La Salle en Barcelos, compartió con nosotros su experiencia de voluntariado durante siete meses en la India. Fue un testimonio transmitido con mucho sentimiento y que caló mucho en los participantes. Desde Andalucía y ValenciaPalma nos trajeron ricos productos típicos, de los que dimos buena cuenta en las diferentes comidas compartidas.

La mañana del sábado la comenzamos con un tiempo de oración, poniendo el acento en el criterio del beneficio común del que nos habla san Pablo en la 1ª carta a los Corintios. Y, antes de la cena, también compartimos un tiempo especial de oración, con olor a Navidad y sabor a HARA.

En la Eucaristía del domingo los jóvenes del CELAS animaron y participaron activamente en la celebración. Hay un buen grupo de ellos que vinieron, desde sus lugares de origen, con guitarras, flauta, violín… Habían preparado canciones, las ensayaban cuando podían y animaron muy bien la misa del tercer domingo de Adviento.

Tras el final del encuentro, agradecer todo lo vivido y compartido juntos. Ahora, a seguir con alegría nuestro camino, teniendo siempre presentes nuestras raíces e ir creciendo en identidad grupal, sin olvidar que formamos parte del proyecto lasaliano: juntos y por asociación.